Entradas

3 consejos para dar discursos

Cuando tengamos que hablar en público, debemos estar mucho más pendientes de nuestra audiencia que de nuestro mensaje, por eso importa mucho más cómo digamos nuestro discurso que el contenido del mismo. Una vez que ya controlamos el nerviosismo en nuestras exposiciones orales, debemos procurar no agotar a los asistentes.
1) Escúchate mientras hables, no aburras Seguro que todos hemos sufrido el runrún del típico profesor sin vocación que recita de memoria una temática que no le apasiona y de la que está harto de repetir, como quien reza un rosario deprisa y corriendo sin sentir el mensaje en cada oración. ¿Recuerdas algo de esa temática? Seguro que no, porque ese profesor que tenía que enseñártela no se preocupó por facilitarte que la aprendieses.
¿Deseas que tu audiencia reciba el mismo castigo y luego no se acuerde de tu mensaje? Pues ya sabes lo que no debes hacer. Procura hablar con energía y vitalidad, de forma que mantengas el interés y atención de tus oyentes, poniéndote en su…

¿Cómo superar el miedo escénico?

Imagen
Si eres capaz de contarle algo a una persona, puedes contárselo a mil al mismo tiempo, el talento para ello ya lo tienes, lo único que te lo impide es el nerviosismo, la ansiedad o el pánico. El mes pasado entendimos por qué tenemos miedo escénico. Con eso estamos mejor preparados para afrontarlo, porque ya le hemos levantado la sábana al fantasma y le hemos puesto cara. Ahora sabemos a qué nos enfrentamos cuando hablamos en público.
El miedo o estrés surge ante una amenaza, pero si tenemos claro que podemos controlarlo, veremos cómo los nervios pueden ser nuestros aliados, ya que transformaremos el estrés negativo (distrés) en positivo (eustrés), pasando del bloqueo al hormigueo, reconduciendo la vergüenza paralizante a las mariposas en el estómago, y cambiando la huida ante el peligro por la persecución de la adrenalina.
Recuerdo cuando apenas sabía montar en patines y no me atrevía a bajar por pendientes, por el miedo a hacerme daño si me caía. Ahora disfruto bajarlas y sentir la …

¿Por qué tenemos miedo escénico?

Cuando nos vemos expuestos ante la atención de otras personas en directo, ya sea presencial o telemáticamente, sentimos nerviosismo inevitablemente. Es normal, forma parte de nuestra naturaleza humana, así que lo mejor que podemos hacer es permitirnos sentirlo, comprender de dónde viene e incluso sacarle provecho. En la siguiente publicación de junio demostraré que el miedo escénico es útil y explicaré cómo superarlo. Por ahora nos centraremos en entenderlo, ya que tomar conciencia de él nos ayudará a sobrellevarlo, de forma que hablar en público no sea un impedimento que nos bloquee crecer a nivel social y profesional.
1) Miedo al rechazo Para empezar, tenemos que recordarnos que nuestro cerebro no ha evolucionado tan rápido como nuestra cultura, de forma que en nuestro inconsciente todavía se alberga el instinto de supervivencia más primario del reino animal: evitar el peligro. En nuestro caso, esto último fue más fácil de lograr conviviendo en manada, en sociedad, por eso nuestra …

3 consejos para maestros de ceremonias

Imagen
He aquí un resumen de tres metas que siempre pretendo conseguir en mis presentaciones.
1) Haz partícipe al públicoLo primero que debemos tener en cuenta nosotros es que el público se ha desplazado para acudir al evento y está dedicando un tiempo muy valioso. Por ello, nuestra prioridad es procurar que sientan que ese voto de confianza va a merecer la pena. Si hacemos estar presente a la audiencia durante todo el desarrollo del acto, su sensación al final será que se le ha quedado corto. Para ello es muy importante hacer una apertura y clausura muy bien marcadas, como si fuesen broches de unen dos extremos, para dar la sensación cíclica donde el final termina en el comienzo del principio; es ahí cuando se logra la noción de que el tiempo ha pasado volando. Una de las múltiples formas de despertar las ganas de escucha es hacer preguntas retóricas a los presentes pidiendo su intervención con un simple "sí" o un "yo" levantando la mano, por ejemplo: "¿quién quiere …