Entradas

Remedios e infusiones para cuidar la voz

En nuestro cuidado de la voz, un objetivo primordial es tener la garganta bien hidratada y evitar que se nos inflame, por ello no debemos fumar ni beber alcohol (tampoco vino ni cerveza), como ya comenté en estos consejos. Para proteger aún más nuestra faringe y laringe, hoy enumeraré mis remedios naturales favoritos, a partir de vegetales (fruta, raíces, plantas herbáceas...) y del trabajo de las abejas en la colmena.
El zumo natural de naranja ayuda a la garganta a fortalecerse y mantenerse más protegida frente a posibles amenazas. De todas formas, conviene comer frutas que nos aporten una dieta rica en vitamina C, porque nuestro cuerpo no puede acumularla. Si notamos nuestra garganta irritada (ya sea por cambios de temperatura, humedad, etc.), es preferible evitar los lácteos, ya que tienden a producir flema, lo que acentúa la tos y puede empeorar las molestias que ya nos estén afectando. En este caso, en lugar de leche caliente con miel, es mejor tomar infusiones con miel.
La mie…

Curso de narración de baloncesto

Imagen
Al hilo de mi curso de voz y oratoria que ofrezco en esta web, enfocada a profesionales de la comunicación, creía conveniente hacer mención a mi queridísimo amigo Fran Fermoso. Además de compartir una amistad de 15 años, ambos tenemos pasión por la locución, en mi caso la publicitaria, en el suyo, la periodística.

Si eres periodista, estudiante de periodismo o simplemente te apasiona el basket, con Fran puedes adoptar una habilidad que admiro en él desde hace 10 años y que puedes comprobar escuchándole en Movistar Plus. Él es una de las voces del baloncesto en España retransmitiendo la NBA, la Euroliga y la liga ACB.


Pulsando en la anterior imagen puedes acceder a toda la información sobre esta nueva edición de su curso, que tendrá lugar el mes que viene en la Escuela de Periodismo UAM - EL PAÍS. ¡Las plazas son limitadas!, pero en cualquier caso este curso se repite cíclicamente, de modo que tienes la posibilidad de optar a la siguiente convocatoria si no puedes en esta ocasión.

3 consejos para dar discursos

Cuando tengamos que hablar en público, debemos estar mucho más pendientes de nuestra audiencia que de nuestro mensaje, por eso importa mucho más cómo digamos nuestro discurso que el contenido del mismo. Una vez que ya controlamos el nerviosismo en nuestras exposiciones orales, debemos procurar no agotar a los asistentes.
1) Escúchate mientras hables, no aburras Seguro que todos hemos sufrido el runrún del típico profesor sin vocación que recita de memoria una temática que no le apasiona y de la que está harto de repetir, como quien reza un rosario deprisa y corriendo sin sentir el mensaje en cada oración. ¿Recuerdas algo de esa temática? Seguro que no, porque ese profesor que tenía que enseñártela no se preocupó por facilitarte que la aprendieses.
¿Deseas que tu audiencia reciba el mismo castigo y luego no se acuerde de tu mensaje? Pues ya sabes lo que no debes hacer. Procura hablar con energía y vitalidad, de forma que mantengas el interés y atención de tus oyentes, poniéndote en su…

¿Cómo superar el miedo escénico?

Imagen
Si eres capaz de contarle algo a una persona, puedes contárselo a mil al mismo tiempo, el talento para ello ya lo tienes, lo único que te lo impide es el nerviosismo, la ansiedad o el pánico. El mes pasado entendimos por qué tenemos miedo escénico. Con eso estamos mejor preparados para afrontarlo, porque ya le hemos levantado la sábana al fantasma y le hemos puesto cara. Ahora sabemos a qué nos enfrentamos cuando hablamos en público.
El miedo o estrés surge ante una amenaza, pero si tenemos claro que podemos controlarlo, veremos cómo los nervios pueden ser nuestros aliados, ya que transformaremos el estrés negativo (distrés) en positivo (eustrés), pasando del bloqueo al hormigueo, reconduciendo la vergüenza paralizante a las mariposas en el estómago, y cambiando la huida ante el peligro por la persecución de la adrenalina.
Recuerdo cuando apenas sabía montar en patines y no me atrevía a bajar por pendientes, por el miedo a hacerme daño si me caía. Ahora disfruto bajarlas y sentir la …